¿Cómo se llaman las balas de los revolucionarios?

Bandelier

A medida que los oficiales de armamento del Ejército se acercan al final de un audaz esfuerzo por armar a las unidades de combate cuerpo a cuerpo con Armas de Escuadrón de Nueva Generación, han surgido nuevos detalles sobre la elusiva munición de 6,8 mm del programa, diseñada para perforar el blindaje corporal del enemigo.

El largo esfuerzo del Ejército por desarrollar este revolucionario proyectil, capaz de enfrentarse a un sofisticado enemigo en el campo de batalla, ha exigido a los fabricantes de armas que desafíen los supuestos de diseño e innoven. Ahora que los planes para desarrollar y poner en marcha la bala están tomando forma, queda por ver si estará a la altura de su promesa de transformar la lucha de los soldados de infantería.

Recientemente, los tres fabricantes de armas seleccionados para la fase final del proyecto han presentado una imagen mucho más clara de los tres diseños de cartuchos claramente diferentes. Tanto los funcionarios del Ejército como los de la industria han revelado información concreta sobre la composición del proyectil de 6,8 mm y sobre cómo los fabricantes de armas han diseñado sus candidatos a fusil automático y fusil NGSW para hacer frente a los posibles problemas creados por la nueva munición de alta velocidad.

Revolucionario

Las ideas son esenciales para las revoluciones, pero también lo son las cosas materiales: éstas desencadenan los movimientos revolucionarios, promueven las revoluciones y también las transmiten. En la Revolución de Haití, las «cosas» en cuestión eran los propios revolucionarios. En la legislación francesa, los africanos esclavizados eran considerados objetos (meubles), y su revuelta en la colonia de Saint Domingue aterrorizó al Atlántico blanco. Este terror adoptó formas fantasmagóricas y fantásticas cuando los periódicos compartieron historias cada vez más góticas de objetos y acontecimientos imaginados en Haití. Cuando Henry Christophe se autoproclamó rey de Haití en 1811, el mundo se encontró con un hombre al que consideraban un objeto de propiedad, un bien mueble cobrado vida, que ahora tenía el mismo estatus que los líderes atlánticos. Tras su muerte, en 1820, los relatos góticos de lo insólito de Haití se inspiraron en el rey Enrique I, moldeando hechos cada vez más ofuscados en su forma ficticia. La historia de la bala de plata con la que se dice que Enrique se suicidó es la única que persiste entre estas narraciones.

Bandolera deutsch

En artillería, la metralla es un tipo de munición que consiste en una colección de disparos redondos de menor calibre empaquetados en una bolsa de lona[1] y separados de la carga de pólvora por una guata metálica, en lugar de ser un único proyectil sólido. Una vez ensamblados, los proyectiles parecían un racimo de uvas, de ahí su nombre. La pólvora se utilizaba tanto en tierra como en el mar. Al disparar, la envoltura de lona se desintegra y las bolas contenidas se dispersan desde la boca del cañón, dando un efecto balístico similar al de una escopeta gigante[2].

La pólvora era devastadoramente eficaz contra la infantería en masa a corta distancia y también se utilizaba a media distancia. Los proyectiles sólidos se utilizaban a mayor distancia y los cartuchos a menor. Cuando se utilizaba en la guerra naval, la metralla tenía un doble propósito. En primer lugar, continuaba con su función de proyectil antipersonal. Sin embargo, su efecto se vio disminuido debido a que gran parte de la tripulación se encontraba bajo cubierta y a la adición de redes de hamacas en soportes de hierro destinadas a frenar o detener los disparos más pequeños[3]. En segundo lugar, el disparo era lo suficientemente grande como para cortar las jarcias, destruir las velas y los bloques, y perforar varias velas[4][5].

Oráculo de la lluvia de uvas

Anuncio «Dushman ki goliyon ka hum samna karenge, Azad hee rahein hain, Azad hee rahenge».  (Me enfrentaré a las balas del enemigo, pero soy libre y seguiré siendo libre) – Chandra Shekhar AzadEl año era 1925. El 9 de agosto, cuando el tren número 8 de Shahjahanpur a Lucknow se acercaba a Kakori, un hombre del compartimento de segunda clase tiró de la cadena y el tren se detuvo bruscamente.Ashfaqulla Khan se bajó con sus amigos Sachindra Bakshi y Rajendra Lahiri -había cumplido la primera parte de su deber en el complot de Kakori. El trío se unió entonces a sus compañeros revolucionarios de la recién creada Asociación Republicana del Indostán (HRA) para someter a la guardia del tren y saquear el dinero oficial que llevaba a bordo.Publicidad

Sacudidas por el incidente, las autoridades coloniales arrestaron a más de dos docenas de miembros de la HRA un mes después del ataque.  Durante el famoso juicio que siguió, cuatro de los revolucionarios fueron ahorcados, cuatro fueron enviados a las Andamans de por vida, y 17 fueron condenados a largas penas de prisión.Sólo uno de los conspiradores de Kakori permaneció en libertad, un hombre al que la policía del Raj británico nunca pudo atrapar: Chandra Shekhar Azad.Foto FuentePublicidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad