¿Cómo saber si mi miel está en mal estado?

Marcas de miel

Hoy he pasado por el apartamento de residencia asistida de mis padres de camino al trabajo.  Estaban disfrutando del desayuno cuando llegué, así que me senté a la mesa y visité con ellos mientras comían.  Me he dado cuenta de que los paquetes de miel que había en el centro de la mesa se habían oscurecido y he pensado en la miel mientras me dirigía al trabajo.

A menudo recibimos llamadas cuando la gente descubre que su miel se ha oscurecido o cristalizado. El almacenamiento inadecuado de la miel puede causar este problema. La miel debe almacenarse en un lugar fresco y seco dentro de un recipiente bien tapado. Con el tiempo, la miel se oscurecerá y su sabor cambiará, pero podrá consumirse indefinidamente. A medida que se oscurece, puede perder algo de sabor o volverse turbia. A medida que la miel se vuelve turbia, es posible que incluso se observen cristales en ella.  Esto no hará que la miel sea insegura siempre que se haya almacenado correctamente. La miel almacenada en el frigorífico se cristaliza más rápidamente.

Si su miel se ha cristalizado, puede colocar el recipiente en agua caliente y remover la miel hasta que los cristales se disuelvan. Resista la tentación de utilizar agua caliente hirviendo para derretir los cristales, ya que esto puede dañar el color y el sabor de la miel. Si la miel hace espuma o huele a alcohol, deséchela porque se ha estropeado.

Cómo hacer miel falsa

La miel es un producto básico en muchas cocinas y es un edulcorante muy útil tanto para las comidas como para las bebidas. La gran noticia de la miel es que nunca se estropea y es muy fácil de almacenar. Incluso si su miel empieza a cristalizarse, hay una forma muy sencilla de recuperarla.

No es necesario refrigerar la miel. De hecho, es mucho más fácil de manipular si no lo haces porque la temperatura más fría hará que la miel se solidifique. Esto dificulta su uso cuando la necesite y tendrá que calentarla para que vuelva a su estado líquido. La miel también puede congelarse, aunque realmente no es necesario.

Lo ideal es una temperatura ambiente normal. Si tu casa tiende a ser cálida, busca el lugar más fresco de la despensa para tu miel. Además, asegúrese de mantenerla alejada de la estufa, de cualquier aparato que produzca calor y de la luz solar.

Para evitar la introducción de humedad en la miel, asegúrate de que el recipiente tiene un cierre hermético y utiliza una cuchara seca cada vez que la sumerjas en un tarro. Incluso una pequeña cantidad de agua puede favorecer la fermentación, que es como se hace el hidromiel. Para tu cocina, esto no es lo ideal y, de hecho, puede disminuir la calidad de tu miel.

Miel oscura

La miel contiene principalmente azúcar, así como una mezcla de aminoácidos, vitaminas, minerales, hierro, zinc y antioxidantes. Además de su uso como edulcorante natural, la miel se utiliza como agente antiinflamatorio, antioxidante y antibacteriano. La gente suele utilizar la miel por vía oral para tratar la tos y por vía tópica para tratar las quemaduras y favorecer la cicatrización de las heridas.

Evite dar miel -incluso una pequeña muestra- a los bebés menores de un año. La miel puede provocar una enfermedad gastrointestinal rara pero grave (botulismo infantil) causada por la exposición a esporas de Clostridium botulinum. Las bacterias de las esporas pueden crecer y multiplicarse en los intestinos del bebé, produciendo una toxina peligrosa.

Algunas personas son sensibles o alérgicas a componentes específicos de la miel, especialmente al polen de abeja. Aunque son raras, las alergias al polen de abeja pueden causar reacciones adversas graves, y a veces mortales. Los signos y síntomas de una reacción incluyen:

Cuánto tiempo puede almacenarse la miel

Son muy pocos los alimentos inmunes al paso del tiempo, que no tienen fecha de caducidad. Entre ellos encontramos la sal, el azúcar, el arroz y, por supuesto, la miel. Pero comer arroz crudo o sal no es comparable al sabor de la miel, comestible tal y como sale de la colmena.

En el caso de la miel, la fecha de consumo preferente debe figurar en el envase. Son fechas de caducidad largas, porque el riesgo para la salud es bajo, pero es cierto que con el tiempo pueden producirse cambios organolépticos y fisicoquímicos (acidez, humedad…) por lo que es obligatorio indicar una fecha de consumo preferente.

Como norma general, la fecha de consumo preferente que encontramos en los tarros de miel que compramos es de dos años desde el momento de la fabricación. Pasados estos años, la miel puede seguir consumiéndose siempre que se haya conservado en buen estado.

Esto significa que la miel tiene un contenido de agua muy bajo. Las abejas se encargan de deshidratar el néctar líquido recogido con un 80-90% de humedad inicial para convertirlo en miel espesa. La miel madura apenas alcanza el 18% de humedad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad