¿Qué pasa si no sabes que estás embarazada y comes jamón?

Qué evitar durante el embarazo

Los huevos del Código León son los que tienen el logotipo del león rojo en su cáscara, se consideran seguros para que las mujeres embarazadas los coman crudos o parcialmente cocidos (NHS Choices, 2017a). Así que puedes servirte huevos pasados por agua, esa deliciosa mousse de chocolate, suflés y mayonesa fresca si los huevos se han producido bajo el Código León.

Cocine bien toda la carne y las aves de corral, asegurándose de que estén bien calientes y no tengan ningún rastro de color rosa o sangre. Tenga especial cuidado con las aves de corral, el cerdo, las salchichas y la carne picada, incluidas las hamburguesas (NHS Choices, 2017a).

Muchos embutidos, como el salami, el jamón serrano, el chorizo y el salchichón, no están cocinados, solo están curados y fermentados. Esto significa que existe el riesgo de que también contengan parásitos causantes de la toxoplasmosis (NHS Choices, 2017a).

Evita el tiburón, el pez espada o el marlín y limita la cantidad de atún que comes a dos filetes a la semana. Estos pescados contienen más mercurio que otros, lo que podría afectar al sistema nervioso de tu bebé (NHS Choices, 2017a).

Come siempre marisco cocido, no crudo, que incluye mejillones, langosta, cangrejo, gambas, vieiras y almejas. El marisco puede contener bacterias y virus nocivos que pueden causar intoxicaciones alimentarias. Los langostinos precocinados fríos están bien (NHS Choices, 2017a).

Cómo comer jamón durante el embarazo

La mayoría de los alimentos son seguros durante el embarazo. Sin embargo, hay ciertos alimentos y grupos de alimentos que deben evitarse durante el embarazo para prevenir cualquier daño a la madre o al bebé. También hay que tomar ciertas precauciones a la hora de preparar los alimentos para asegurarse de que su consumo es seguro durante el embarazo[1][2].

A continuación encontrarás una lista de alimentos que debes evitar durante el embarazo. Si no estás segura de si debes comer o no un determinado tipo de alimento, o si te preocupa algo que hayas comido, ponte en contacto con un médico o una matrona con carácter prioritario.

Los quesos blandos madurados con moho, que suelen tener la corteza blanca, deben evitarse durante el embarazo. Esto incluye quesos como el brie, el camembert y los quesos de cabra blandos como el chevre. Los quesos azules blandos, como el Gorgonzola y el Roquefort, también deben evitarse durante el embarazo.

La razón por la que estos tipos de queso no son seguros para comer durante el embarazo es que existe el riesgo de que estos quesos contengan bacterias dañinas, como la Listeria. Menos ácidos que los quesos duros, los quesos blandos contienen más humedad, lo que los hace más susceptibles a la proliferación de bacterias.

Comí carne de charcutería mientras estaba embarazada

El tipo y la cantidad de carbohidratos que comes o bebes marcan la diferencia en tus niveles de azúcar en sangre. La cantidad es lo que más influye. Y es posible que tu dietista te hable de reducir el tamaño de las porciones de carbohidratos. También es importante elegir carbohidratos más saludables.

Utiliza nuestros consejos sobre el tamaño de las porciones de carbohidratos. Esto te ayudará a controlar tus niveles de azúcar en sangre y a evitar un aumento excesivo de peso durante el embarazo. Hable con su equipo de atención médica sobre el aumento de peso adecuado para usted. Es posible que su peso se controle estrechamente durante el embarazo.

La ley ha cambiado y los fabricantes ya no pueden etiquetar los alimentos como diabéticos o aptos para diabéticos. No tienen ningún beneficio especial para la salud, son caros, podrían afectar a tu nivel de azúcar en sangre y pueden provocar malestar estomacal.

El índice glicémico (IG) es una medida de la rapidez con la que los alimentos que contienen carbohidratos afectan a los niveles de azúcar en sangre después de comerlos. Algunos alimentos afectan rápidamente a los niveles de azúcar, por lo que tienen un IG alto, y otros tardan más en afectar a los niveles de azúcar en sangre, por lo que tienen un IG bajo. Para ayudarte a controlar tus niveles de azúcar en sangre, opta por los carbohidratos con un IG más bajo.    No obstante, debes tener en cuenta el tamaño de las porciones. Es la cantidad de carbohidratos en la comida lo que más afectará a tus niveles de azúcar en sangre. Y no todos los alimentos con un IG bajo son saludables, así que asegúrate de leer las etiquetas de los alimentos y de elegir una opción saludable.

Comí jamón durante el embarazo

Hay algunos alimentos que no debes comer cuando estás embarazada porque pueden ponerte enferma o perjudicar a tu bebé. Asegúrate de conocer los datos importantes sobre los alimentos que debes evitar o con los que debes tener más cuidado cuando estás embarazada. Los mejores alimentos son los recién cocinados o los recién preparados.

No comas quesos blandos con moho, como el brie, el camembert y el chevre (un tipo de queso de cabra) y otros de corteza similar. También debe evitar los quesos blandos de pasta azul, como el azul danés o el gorgonzola. Se elaboran con moho y pueden contener listeria, un tipo de bacteria que puede dañar al feto.

Aunque la infección por listeria (listeriosis) es poco frecuente, es importante tomar precauciones especiales durante el embarazo, ya que incluso una forma leve de la enfermedad en una mujer embarazada puede provocar un aborto espontáneo, el nacimiento de un bebé muerto o una enfermedad grave en el recién nacido.

Puedes comer quesos duros como el cheddar, el parmesano y el stilton, aunque estén hechos con leche no pasteurizada. Los quesos duros no contienen tanta agua como los blandos, por lo que es menos probable que las bacterias se desarrollen en ellos. Muchos otros tipos de queso se pueden comer, pero asegúrate de que están hechos con leche pasteurizada. Entre ellos se encuentran el requesón, la mozzarella, el queso fresco, el paneer, el haloumi, el queso de cabra y los quesos fundidos, como los de untar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad