¿Qué parte se corta primero del jamón?

¿Puedo cortar mi jamón antes de cocinarlo?

¿Qué tipo de jamón debe comprar? La mayoría de los jamones que se venden en las tiendas de comestibles son curados, a menudo ahumados, y suelen estar completamente cocidos (compruebe la etiqueta para estar seguro). Puede encontrarlos con o sin hueso y algunos incluso están cortados en espiral para facilitar aún más el corte. Si compras un jamón con hueso, que suele ser más grande, podrás cortar lonchas gruesas, pero tendrás que trabajar con varios huesos. Los jamones de pata de gallo son más pequeños; no obtendrá lonchas tan carnosas como las del jamón de pata de gallo, pero sólo hay un hueso en el centro del que preocuparse. Independientemente del jamón que elijas, la técnica de corte es bastante fácil una vez que sabes lo que estás haciendo. Los jamones con hueso son más sabrosos, pero requieren más destreza en el trinchado; siga leyendo para saber cómo hacerlo.

¿Necesita un equipo especial para cortar el jamón? No es necesario ningún tipo de herramienta sofisticada para cortar un jamón, pero antes de que el asado salga del horno, es una buena idea poner en orden tu equipo para que no estés revolviendo en la cocina en el último momento y permitiendo que tu jamón se enfríe (¡eso es un gran problema con el jamón!). Esto es lo que necesitarás:-Una tabla de cortar lo suficientemente grande como para que quepa el jamón con espacio para maniobrar (si tiene un borde para recoger los jugos, querrás capturarlos para verterlos sobre el jamón más tarde). -Un juego de corte (o un cuchillo y un tenedor): puedes usar un cuchillo eléctrico si te sientes elegante, pero todo lo que necesitas es un juego de corte con un cuchillo largo y delgado y un tenedor (muchos no cuestan más de 30 dólares). ¿No tienes uno? Utiliza un cuchillo largo y fino (asegúrate de que esté afilado) y un tenedor normal en lugar del tenedor para trinchar, ya que lo único que quieres es estabilizar el jamón mientras lo trinchas.-Un plato o una tabla para poner las lonchas de jamón cuando termines de trinchar.-Un recipiente para las sobras (¡no olvides guardar el hueso para hacer sopa de guisantes!).-El jamón cocido (¡obviamente!) -déjalo reposar de 15 a 20 minutos fuera del horno para que los jugos se redistribuyan.

Cómo cortar el jamón para los sándwiches

Curar un corte de cerdo para hacer su propio jamón casero es mucho más fácil de lo que mucha gente cree. La carne más utilizada es la de cerdo, la paleta (jamón de picnic) o el pernil (pata de jamón), pero se puede hacer un jamón con casi cualquier pieza de carne de casi cualquier animal. El jamón se puede hacer con el hueso dentro o fuera. Básicamente, hay que bombear el jamón con un determinado porcentaje de salmuera (normalmente alrededor del 25% de su peso según la receta). Se bombea/inyecta en zonas cercanas al hueso y a 75 mm (3 pulgadas) de la superficie.

A continuación, sumerja el jamón en la salmuera y déjelo en el frigorífico entre 4 y 10 días, dependiendo del tamaño del jamón y del grado de salinidad que desee que tenga el producto final. También aconsejamos dar la vuelta al jamón en la salmuera cada dos días aproximadamente.

Una vez curado, deberá enjuagarlo y llevarlo a una temperatura interna de 65ºC en el horno o en el ahumador. Evidentemente, lo ideal es un ahumador, ya que el sabor del jamón ahumado es imposible de superar.

El jamón se elabora tradicionalmente a partir de la pata o la paleta de cerdo. A los principiantes les recomendamos que prueben a hacer un jamón «de picnic» con la paleta. El sabor de la carne es bastante similar y el proceso es un poco más rápido y fácil la primera vez. Una vez que haya dominado el proceso básico y comprenda un poco la ciencia de lo que ocurre, dar el siguiente paso de hacer una pata entera de jamón desde cero será menos desalentador y tendrá más posibilidades de éxito.

¿De qué está hecha la corteza del jamón?

De todos los cortes de carne que hay en el mercado hoy en día, cortar un jamón es probablemente una de las tareas más fáciles y tolerantes. Hay tantas variedades de jamón, y la carne en sí es tan tierna que no es difícil desarrollar una habilidad fácil para cortarlos.

Además, la mayoría de los jamones tienen una forma uniforme, ya sea por el cerdo o por el productor. Además, en comparación con otros cortes de carne más grandes (como el pavo y la costilla), es más probable que el jamón esté en su menú durante todo el año en lugar de en determinadas ocasiones.

Lo más probable es que ya esté familiarizado con su corte. Sin embargo, en F.N. Sharp creemos que hay más de una manera de cortar un jamón, y esta guía le mostrará la mejor manera de conseguir los resultados más «jamoneros».

En este artículo, hablaremos de las mejores formas de cortar los tres estilos de jamón más populares. Pero, ¡lo primero es lo primero! Prepara tu espacio de trabajo eligiendo una tabla de cortar lo suficientemente grande como para colocar el jamón entero. En el caso de las tablas de cortar de plástico o acrílicas, coloca una toalla húmeda debajo para evitar que se deslice mientras cortas. Vas a ejercer cierta presión, por lo que tener un espacio de trabajo estable es fundamental.

Cómo cortar un jamón antes de cocinarlo

El jamón al horno es el protagonista de muchas mesas festivas, pero esta carne omnipresente, relativamente barata y fácil de preparar, también aparece en humildes sopas, ancla las cenas rápidas de los martes por la noche y reina como ingrediente favorito de los sándwiches.

Y no sería una hipérbole decir que el jamón ayudó a lanzar la civilización moderna.  Sin el arte de conservar los alimentos, los pueblos antiguos no habrían podido establecerse y dedicar su energía a la construcción de ciudades e instituciones sociales.

La palabra jamón deriva del inglés antiguo hamm y se refiere específicamente a un corte de carne de las patas traseras del cerdo. China se atribuye el mérito de haber curado la primera pata de cerdo en el año 4.900 a.C. El entusiasmo por el jamón se extendió por toda la Europa antigua con los romanos, que probablemente conocieron la práctica mientras comerciaban con los chinos. En el siglo II se conservó una receta de jamón con higos sorprendentemente eficaz, que acaparaba la atención en las mesas de los antiguos banquetes. Los galos produjeron los precursores de los famosos jamones de Bayona, Selva Negra y Westfalia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad