¿Qué es mejor el jamón serrano o el jamón ibérico?

Molde de jamón serrano

Este post contiene enlaces afiliados o patrocinados. Es posible que nos paguen por publicarlos o si haces clic en ellos o compras a través de ellos.  Si el enlace de afiliación aumentara sus costes, no lo utilizaríamos. Tu confianza es más importante que cualquier comisión. Más información sobre nuestra política de enlaces aquí.

El jamón español es EL manjar que tienes que probar cuando visites España. Olvídese del jamón serrano o de cualquier otro jamón que haya probado antes: aquí puede conseguir el auténtico. Y los lugareños lo tienen a todas horas.  Por desgracia, elegir bien su jamón curado español no es tan fácil: hay tantos tipos y variedades de jamón español que es fácil perderse en la traducción.

Pero no se preocupe, hoy le hemos cubierto: vamos a explicar de forma fácil y comprensible qué significa cada «nombre» de jamón y qué debe esperar o tener en cuenta a la hora de comprarlo o pedirlo. Comencemos.

A pesar de ser probablemente el jamón español más famoso… en realidad no es tan bueno. Es el jamón básico hecho de cerdos blancos que no han comido ninguna bellota. En las tiendas, pedir jamón serrano significa que quieres el normal y barato, no el realmente bueno. Es el que compran los españoles para hacer bocadillos a sus hijos, pero no como capricho de adultos.

Cómo conservar el jamón serrano

Este post contiene enlaces afiliados o patrocinados. Es posible que nos paguen por publicarlos o si haces clic en ellos o compras a través de ellos.  Si el enlace de afiliación aumentara sus costes, no lo utilizaríamos. Tu confianza es más importante que cualquier comisión. Más información sobre nuestra política de enlaces aquí.

El jamón español es EL manjar que tienes que probar cuando visites España. Olvídese del jamón serrano o de cualquier otro jamón que haya probado antes: aquí puede conseguir el auténtico. Y los lugareños lo tienen a todas horas.  Por desgracia, elegir bien su jamón curado español no es tan fácil: hay tantos tipos y variedades de jamón español que es fácil perderse en la traducción.

Pero no se preocupe, hoy le hemos cubierto: vamos a explicar de forma fácil y comprensible qué significa cada «nombre» de jamón y qué debe esperar o tener en cuenta a la hora de comprarlo o pedirlo. Comencemos.

A pesar de ser probablemente el jamón español más famoso… en realidad no es tan bueno. Es el jamón básico hecho de cerdos blancos que no han comido ninguna bellota. En las tiendas, pedir jamón serrano significa que quieres el normal y barato, no el realmente bueno. Es el que compran los españoles para hacer bocadillos a sus hijos, pero no como capricho de adultos.

El jamón serrano cómo se come

Cuando se trata de comida española, no hay nada tan emblemático como el famoso jamón serrano.    Simplemente, ¿qué puede ser mejor que un plato de jamón con queso, aceitunas y un vaso de vino tinto, mientras se ve la puesta de sol?

La conexión española con el cerdo se remonta a un pasado rural.    Tan importante era el cerdo en las comunidades rurales, que podía determinar literalmente el destino de las familias campesinas pobres.    Una vez engordado el cerdo, no se desperdiciaba nada en absoluto.    Y como no se podía desperdiciar nada, tenía que haber una forma de preservar la carne de la ruina y así, por necesidad, comenzó el proceso de curado de los jamones en el que todavía hoy se curan en gran medida. Cada vez que se ve un jamón colgado en un supermercado o en un bar, resulta humilde pensar que son como son gracias a la voluntad de supervivencia de la humanidad.

En España se producen unos 40 millones de jamones al año, y sin embargo sólo hay dos tipos diferentes de jamones curados: El jamón serrano, traducido literalmente como «jamón de la sierra» (la mayoría de los cuales proceden de la raza de cerdo Landrace) y el jamón ibérico, procedente de los cerdos de las praderas de la Dehesa. La dehesa cubría casi el 90% de España, pero ahora sólo queda en las regiones de Andalucía, Extremadura y Salamanca.

El jamón serrano se estropea

La gastronomía española es muy amplia e histórica, pero no hay nada tan emblemático como el famoso jamón. Un plato con una selección de quesos, aceitunas, tiras de jamón y un vaso de vino tinto suave, siempre será un placer.Asociado al pasado rural de España, más concretamente a la clase trabajadora pobre, la integración uno de los animales más importantes, el cerdo, con las comunidades rurales sería a menudo la principal fuente de alimento para las familias. El cerdo sería engordado, maximizando la posibilidad de alimentar a una familia numerosa durante más tiempo. No se desperdiciaría ninguna parte del animal, pero en aquellos tiempos no había frigoríficos ni siquiera conservantes. Por lo tanto, tenía que haber una forma de conservar una buena parte de la carne de cerdo para su consumo futuro. Por la mera necesidad de conservar la mayor cantidad de carne posible, el curado de los jamones ha resultado ser una de las mejores ideas que se siguen aplicando en la actualidad.

La producción de jamones curados ha alcanzado unos 40 millones cada año. Sin embargo, existen dos tipos de jamones curados: El jamón serrano, que significa «jamón de la sierra» y que procede del cerdo de raza Landrace, y el jamón ibérico, que significa «jamón ibérico» y que procede de los cerdos de la dehesa de Andalucía, Extremadura y Salamanca.JAMÓN IBÉRICOEl cerdo ibérico de pata negra o de pezuña negra, es un cerdo tradicional español cruzado con jabalíes autóctonos y que se cree que fue introducido por los fenicios. Estos cerdos se encuentran pastando en la Dehesa, rebuscando las bellotas caídas de las grandes encinas, quejigos y alcornoques. Esta dieta, junto con la naturaleza libre de los cerdos en los bosques, produce una carne rica en sabor y con vetas de grasa almacenada entre las fibras musculares, lo que crea un sabor icónico que supera al resto. Existen tres tipos de jamón ibérico que dependen de la alimentación de los cerdos. Esto puede determinar la calidad del jamón, la autenticidad y su precio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad