¿Qué alimentos cortan el periodo menstrual?

Aperitivos para el periodo

No es exactamente una noticia de última hora que tratar a tu cuerpo con un poco de cariño extra durante tu periodo puede ayudar a que tus síntomas sean un poco más manejables. Pero quizá no sepas que lo que comes durante todo el ciclo -es decir, mucho antes de que empieces a sangrar- puede marcar aún más la diferencia. Esto se debe a que nuestra dieta tiene un impacto directo en nuestro equilibrio hormonal, y ciertos alimentos pueden exacerbar cosas como los calambres, los cambios de humor, las náuseas y la hinchazón. «Los alimentos que comes producen las hormonas que alimentan todo tu ciclo», dice la nutricionista y experta en hormonas Alisa Vitti, cuya plataforma, Flo Living, se centra en apoyar naturalmente el equilibrio hormonal. «Pero cuando empiezas a sangrar, la suerte está echada. Eso también significa duplicar los alimentos que ayudan a tener un período más feliz, además de limitar los que no lo hacen. Sigue leyendo para saber exactamente cómo tu dieta puede ayudarte a mejorar tu periodo.

Si sufres de menstruaciones abundantes (también conocidas como menorragia), el consumo de lino antes de tu ciclo es imprescindible, dice Vitti. «Ayuda a eliminar el exceso de estrógeno que puede provocar hemorragias abundantes y coágulos», explica.

Alimentación después de la menstruación

Es ese momento del mes: tu útero parece estar librando una guerra sin cuartel contra tu cuerpo provocando calambres que hacen que quieras tumbarte en la cama y no hacer nada por sollozo. Pero, además de aplicar calor, beber té de menta y tomar Midol, puedes ayudar a aliviar el dolor de los calambres evitando ciertos tipos de alimentos. No, en serio.

Por muy sabrosos y deliciosos que sean los alimentos con alto contenido de azúcar, la desafortunada verdad es que ceder a los antojos llenos de azúcar durante tu periodo puede alterar los niveles naturales de azúcar en la sangre de tu cuerpo, según Livestrong. A su vez, esto puede provocar intensos cambios de humor y tensión en el cuerpo, de ahí que aumenten los dolores de los calambres. Limitar o eliminar por completo los alimentos con alto contenido de azúcar durante esta época te ayudará a estabilizar tu estado de ánimo y, con suerte, a reducir el dolor de los calambres.

Desde la harina hasta los siempre deliciosos granos, los alimentos refinados están hechos de carbohidratos simples y a menudo tienen una tonelada de azúcares ocultos. Por no mencionar el hecho de que muchos alimentos refinados, como el pan blanco, los cereales y el arroz, tienen muy poco valor nutricional. Pero, si a tu cuerpo le apetece una buena tostada, opta por los cereales integrales en lugar de las opciones refinadas. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Comer más durante el periodo

Muchas mujeres experimentan intensos antojos de comida la semana o dos antes de la menstruación, un síntoma del síndrome premenstrual. Los científicos creen que la culpa la tiene la fluctuación de las hormonas y los niveles de serotonina durante el ciclo de la mujer.

Los cambios hormonales pueden provocar un descenso de los niveles de azúcar en sangre, lo que provoca antojos de azúcar. Los niveles de serotonina -la sustancia química que nos hace sentir bien en el cerebro- también tienden a ser más bajos durante esta época. Cuando esto ocurre, nos apetecen los azúcares y especialmente los carbohidratos (como las patatas fritas) porque el cuerpo utiliza los carbohidratos para producir serotonina.

Consume alimentos ricos en fibra, como el pan, la pasta y los cereales integrales, para mantener el nivel de azúcar en sangre y aliviar los cambios de humor y las ansias de comer. Los productos integrales enriquecidos también tienen vitaminas B, tiamina y riboflavina que combaten el síndrome premenstrual. Otros ejemplos son la cebada, el arroz integral, las alubias y las lentejas.

Las comidas más pequeñas y frecuentes mantendrán estables los niveles de azúcar en sangre y ayudarán a controlar los antojos. Intente hacer seis comidas pequeñas al día en lugar de tres grandes. O bien, coma un poco menos en sus tres comidas y añada tres tentempiés ligeros.

Lo que ayuda contra los calambres menstruales

La mayoría de las mujeres experimentan algún tipo de dolor menstrual. Para un 15%, es lo suficientemente intenso como para interferir en el trabajo y otras actividades durante uno o más días cada mes.1 A veces el dolor disminuye después del parto, pero para muchas mujeres continúa.2

Antes de que comience el periodo, las células que forman el revestimiento del útero, también llamadas células endometriales, comienzan a romperse durante la menstruación y liberan grandes cantidades de prostaglandinas inflamatorias. Estas sustancias químicas contraen los vasos sanguíneos del útero y hacen que la capa muscular se contraiga, provocando dolorosos calambres. Algunas de las prostaglandinas entran en el torrente sanguíneo, provocando dolor de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea.2

Los investigadores han medido el número de prostaglandinas producidas por las células del útero y han descubierto que es mayor en las mujeres con dolor menstrual que en las que tienen poco o ningún dolor. Esto ayuda a explicar por qué los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) funcionan para el dolor menstrual. El ibuprofeno (Motrin), el naproxeno (Aleve) y otros AINE reducen la producción de prostaglandinas. Se ha comprobado que los AINE disminuyen el flujo menstrual, lo que puede reducir el dolor menstrual.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad