¿Cuál es la diferencia entre panceta y bacon?

Tocino de vaca

El bacon es un alimento habitual en los desayunos. A medida que se han ido ampliando los estilos de cocina y las combinaciones de alimentos, ha crecido el uso del beicon en la preparación de comidas. El bacon es un producto cárnico procesado, ahumado o curado. Diferentes tipos de astillas de madera dan al bacon ahumado un sabor diferente. También hay especias y glaseados aplicados al bacon que dan un sabor diferente a la carne de cerdo ahumada o curada. La manzana, la canela, el arce e incluso el chile jalapeño se añaden al beicon para darle un sabor único. El curado en seco del bacon es una panza de cerdo frotada a mano. Se cuelga y luego se ahuma antes de venderlo.

El bacon es un producto porcino de producción masiva que se extrae de la panza del cerdo. Una solución de curación líquida rellena la carne de cerdo antes del curado. La solución de curado tiene sodio y fosfatos que rellenan la carne cuando está cruda, y luego hacen que se encoja cuando se cocina. El tocino curado no se ahuma. El humo líquido y otros aromatizantes se mezclan con la solución de curado, dando un sabor ahumado único a la carne de cerdo. La carne de cerdo se cura en una unidad de calentamiento térmico, no en un ahumador. Una vez calentada, la carne de cerdo se enfría rápidamente, se prensa en una máquina para darle una forma uniforme, se corta en rodajas y se envasa para su venta como bacon.

Tocino de pavo

El bacon es un tipo de carne de cerdo curada en sal[1] que se elabora a partir de diversos cortes, normalmente la panza o las partes menos grasas del lomo. Se consume como guarnición (sobre todo en los desayunos), como ingrediente central (por ejemplo, el sándwich de bacon, lechuga y tomate (BLT), o como saborizante o acento (como en los trozos de bacon en una ensalada).

El bacon también se utiliza para cubrir los asados, especialmente los de caza, como el venado y el faisán, y también puede utilizarse para aislar o aromatizar los asados, poniéndolo sobre la carne. La palabra deriva del protogermánico *bakkon, que significa «carne de espalda»[2].

La carne de otros animales, como la de vacuno, cordero, pollo, cabra o pavo, también puede cortarse, curarse o prepararse de otro modo para que se parezca al bacon, e incluso puede denominarse, por ejemplo, «bacon de pavo»[3] Este uso es común en zonas con una importante población judía y musulmana, ya que ambas religiones prohíben el consumo de carne de cerdo[4] También existen bacones vegetarianos, como el «bacon de soja».

Antes de la llegada de la refrigeración artificial barata y generalizada en la era moderna, el curado de la carne era necesario para su conservación segura a largo plazo. Sin embargo, tanto el sabor que se le daba a la carne al hacerlo como la prolongación de su vida útil eran muy apreciados, y aunque en general el curado ya no es necesario en el mundo desarrollado, se sigue utilizando ampliamente.

Tocino halal

El bacon es sin duda uno de los alimentos más deliciosos que existen. Tanto si decide preparar una tanda de bacon para acompañar sus tortitas del desayuno como si lo añade a una sabrosa hamburguesa, es un bocado tentador difícil de ignorar. Una de las cosas que nos gustan del bacon es que su perfil de sabor es increíblemente versátil. Sabe igual de bien cuando se combina con una saludable verdura que cuando se convierte en una sabrosa sal de condimento. Con distintas variedades disponibles, como el bacon irlandés y el ahumado con madera de manzano, no es de extrañar que la sección de bacon de las tiendas de comestibles esté en continua expansión. Aunque el perfil de sabor del bacon no tiene por qué influir en la salud, hay un factor que sí lo hará: el proceso de curado.

Cuando buscamos el tipo de tocino perfecto para comprar, a menudo vemos las palabras «curado» y «no curado» en la etiqueta. Aunque el bacon es una carne curada por definición, hay una gran variedad de procesos de conservación por los que puede pasar la carne. Algunos métodos son tan naturales que la carne curada se etiqueta como no curada. Pero, ¿qué es el bacon no curado? ¿Es seguro comerlo? ¿Es más saludable? ¿Más sabroso? Nuestro equipo de expertos se ha reunido para responder a todas estas preguntas sobre los productos cárnicos y mucho más. Siga leyendo para descubrir las diferencias entre el bacon curado y el no curado. Le explicaremos lo que hace que cada tipo de bacon sea único y los diferentes procesos a los que se somete cada carne para crear el delicioso sabor que tanto le gusta.

Tocino inglés

La moda del bacon tomó el mundo por asalto. Casi de la noche a la mañana, el bacon pasó de ser un alimento para el desayuno y un aderezo para las hamburguesas a un ingrediente de helados, sabor de bálsamo labial y una estrella en cientos de productos diferentes. A la gente le encanta el sabor y el olor del bacon, aquí se explica cómo se fabrica el alimento favorito de Estados Unidos.

El bacon procede del cerdo. Una vez cosechado el animal, la canal se divide en varias secciones. Una de esas secciones es el lomo, las costillas y la panza. Una vez retirados el lomo, las costillas y la piel, queda una sección plana y rectangular llamada panza. La panza debe recortarse para que esté recta por todos los lados; esto proporciona la uniformidad al bacon. Las barrigas pueden venderse en este punto del proceso y se comercializarían como panza de cerdo o panza de cerdo fresca.

A continuación, se preparan los vientres para su curación. ¿Quién iba a imaginar que el curado, un proceso que nuestros antepasados idearon hace tantos años, seguiría siendo una práctica habitual en la industria? El curado ya no es necesario para evitar que la carne se estropee, porque ahora tenemos refrigeración, sino que los productos se curan por el sabor único que proporcionan. Se prepara una mezcla de curado que se inyecta en la panza de cerdo; la base de esta mezcla es agua junto con productos como nitrito de sodio, sal y azúcar.    Una vez inyectada la salmuera, la panza se cuelga en una gran rejilla y se le da alrededor de una semana para que se desarrolle el sabor de la curación. Una vez transcurrido el tiempo, las tripas se introducen en un gran ahumador, cuyo proceso de ahumado ayuda a potenciar el sabor del beicon. Los ahumadores funcionan a temperaturas muy elevadas y, una vez que las tripas salen, se les da tiempo para que se enfríen. Una vez que el producto se ha enfriado, se presiona en un molde rectangular que facilita el corte del producto. A continuación, el producto pasa por una rebanadora que puede cortar el beicon en diferentes dimensiones para satisfacer el pedido del cliente. El último paso por el que pasa el beicon es el envasado y la distribución.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad