¿Cómo se llama donde se coloca el jamón?

Jamón al horno

La descongelación adecuada es necesaria para evitar la proliferación de organismos nocivos, y la limpieza correcta de la zona de trabajo evita la contaminación de otros alimentos o de las superficies de preparación. La preparación del jamón puede consistir en recortar el exceso de grasa, marcar el jamón y aplicar un glaseado. En el caso de un jamón curado en seco, la preparación incluye el remojo del jamón para reducir la salinidad. Estos pasos de preparación se llevan a cabo para producir un jamón sabroso y húmedo para servir a la familia y amigos en Pascua, Navidad o cualquier ocasión especial.

Existen varios métodos para descongelar el jamón de forma segura. El jamón no debe descongelarse nunca en la encimera de la cocina porque el exterior de la carne alcanzará una temperatura superior a los 40°F mientras el interior sigue congelado. El área que alcanza una temperatura superior a los 40°F sería susceptible de crecimiento bacteriano. Utilice uno de los métodos descritos a continuación.

Tiempos aproximados de descongelación: 4 a 6 horas por libraCongelar el jamón en el refrigerador es el único método confiable y seguro. Es el método de descongelación recomendado. Es el método más lento pero más seguro que se puede utilizar y es el mejor método para mantener la calidad. La temperatura del refrigerador debe mantenerse entre 35°F y 40°F para desalentar el crecimiento de organismos dañinos a medida que la carne se descongela. Deje la carne envuelta en su envoltorio original para evitar la deshidratación y colóquela en una fuente o bandeja para recoger los goteos mientras se descongela. Coloque el jamón en el estante más bajo del frigorífico, lejos de otros alimentos. Puede tardar de 3 a 4 días en descongelarse, así que asegúrese de planificar con antelación para sacar el jamón del congelador y colocarlo en el frigorífico, dándole el tiempo suficiente para que se descongele.

Jamón italiano

Perfecto para Navidad, Semana Santa o cualquier otra ocasión especial, un jamón húmedo y sabroso no tiene por qué ser difícil. Estos sencillos pasos le permitirán preparar y cocinar el jamón del tamaño que necesite para la ocasión.

Precalienta el horno a 325 grados F. Comienza descongelando el jamón, lo que puedes hacer en la nevera (más lento, pero más seguro) o en agua fría. Un jamón pequeño tardará de 4 a 5 horas por libra en descongelarse en la nevera, y un jamón grande tardará de 5 a 7 horas por libra. Puedes guardar un jamón descongelado en la nevera hasta tres días.  Para una descongelación más rápida, llene el fregadero con suficiente agua fría para cubrir el jamón. Coloque el jamón en una bolsa hermética bien cerrada y métalo en el agua. Reemplace con agua fría fresca cada 30 minutos. Un jamón pequeño se descongela en 2 ó 3 horas, y un jamón grande tarda unos 30 minutos por kilo. Si utiliza este método, cocine el jamón inmediatamente.  Una vez descongelado, recorte la grasa del jamón.

Para facilitar la limpieza, asegúrese de forrar el fondo de una bandeja para hornear con papel de aluminio. Rasgue suficiente papel de aluminio para envolver y sellar todo el jamón.  Coloque el jamón sobre el papel de aluminio con la grasa hacia arriba para que los jugos corran hacia abajo y bañen la carne. Frote el jamón con la mezcla de mostaza y azúcar moreno.

Jamón deutsch

El seguimiento de la temperatura es especialmente crítico cuando se recalientan jamones completamente cocidos. Si la temperatura interna supera su objetivo, el jamón se secará rápidamente. Siga leyendo para conocer una receta que añadirá un toque dulce de barbacoa a su juego de jamones.

Los jamones de campo se curan en seco, normalmente con nada más que sal como agente conservante. Tardan meses en producirse y no se cocinan en absoluto en su elaboración. Algunos jamones que pueden clasificarse como de campo pueden comerse crudos. El jamón de Parma, el jamón ibérico, el jamón serrano… son todos jamones curados en seco que se comen sin cocinar. El clásico jamón curado americano es el jamón Smithfield, y aunque espero poder explicar algún día cómo preparar uno de ellos para asar, este artículo no es el lugar adecuado para ello. Aquí nos centraremos en los jamones de ciudad.

Los jamones de ciudad, también llamados jamones cocidos, son jamones que se curan rápidamente, normalmente mediante inyección o salmuera húmeda (o una combinación de ambas), y se cocinan antes de su venta. Estos son los jamones que se ven con más frecuencia en la tienda de comestibles. Algunos están totalmente cocidos y listos para comer nada más sacarlos del envase, pero otros sólo están parcialmente cocidos y deben calentarse a una temperatura adecuada para la alimentación.

Jamón de Smithfield

Cuando se trabaja con carne de cerdo, es esencial manipularla y almacenarla adecuadamente para garantizar su seguridad. No se pueden ver las bacterias nocivas en la carne, por lo que hay que manipularla como si estuvieran presentes. La Trichinella spiralis (triquina) es un parásito que se encuentra en la carne de cerdo y que puede causar una enfermedad de origen alimentario llamada triquinosis. Los jamones se procesan de acuerdo con las directrices del USDA, que están establecidas para eliminar la presencia de triquina. Siga las siguientes directrices para garantizar la seguridad contra la contaminación al manipular el jamón.

Limpieza: Un entorno de trabajo limpio es esencial para prevenir la contaminación al trabajar con jamón y otras carnes. Asegúrese de lavarse bien las manos antes y después de manipular jamón crudo. La zona de trabajo, las tablas de cortar y los utensilios deben limpiarse a fondo con agua caliente y jabón después de haber estado expuestos a la carne cruda y no deben utilizarse para otros alimentos hasta que se hayan limpiado correctamente. Esto evitará la contaminación cruzada de bacterias entre los alimentos.

Cuando se trabaje con otros alimentos al mismo tiempo que se prepara y cocina el jamón, hay que utilizar utensilios diferentes para cada alimento. No utilice la misma tabla de cortar para la carne cocinada que la utilizada para la carne cruda, a menos que se haya lavado y secado adecuadamente antes de utilizarla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad