¿Cómo conservar una pata de jamón crudo?

Cómo mantener fresco el jamón en lonchas en la nevera

Cuando se trabaja con carne de cerdo es fundamental manipularla y almacenarla adecuadamente para garantizar su seguridad. No se pueden ver las bacterias dañinas en la carne, por lo que hay que manipularla como si estuviera presente. La Trichinella spiralis (triquina) es un parásito que se encuentra en la carne de cerdo y que puede causar una enfermedad de origen alimentario llamada triquinosis. Los jamones se procesan de acuerdo con las directrices del USDA, que están establecidas para eliminar la presencia de triquina. Siga las siguientes directrices para garantizar la seguridad contra la contaminación al manipular el jamón.

Limpieza: Un entorno de trabajo limpio es esencial para prevenir la contaminación al trabajar con jamón y otras carnes. Asegúrese de lavarse bien las manos antes y después de manipular jamón crudo. La zona de trabajo, las tablas de cortar y los utensilios deben limpiarse a fondo con agua caliente y jabón después de haber estado expuestos a la carne cruda y no deben utilizarse para otros alimentos hasta que se hayan limpiado correctamente. Esto evitará la contaminación cruzada de bacterias entre los alimentos.

Cuando se trabaje con otros alimentos al mismo tiempo que se prepara y cocina el jamón, hay que utilizar utensilios diferentes para cada alimento. No utilice la misma tabla de cortar para la carne cocinada que la utilizada para la carne cruda, a menos que se haya lavado y secado adecuadamente antes de utilizarla.

Cómo conservar las lonchas de jamón

Curar un corte de cerdo para hacer su propio jamón casero es mucho más fácil de lo que mucha gente cree. La carne más utilizada es la de cerdo, la paleta (jamón de picnic) o el pernil (pata de jamón), pero se puede hacer un jamón con casi cualquier pieza de carne de casi cualquier animal. El jamón se puede hacer con el hueso dentro o fuera. Básicamente, hay que bombear el jamón con un determinado porcentaje de salmuera (normalmente alrededor del 25% de su peso según su receta). Se bombea/inyecta en zonas cercanas al hueso y a 75 mm (3 pulgadas) de la superficie.

A continuación, sumerja el jamón en la salmuera y déjelo en el frigorífico entre 4 y 10 días, dependiendo del tamaño del jamón y del grado de salinidad que desee que tenga el producto final. También aconsejamos dar la vuelta al jamón en la salmuera cada dos días aproximadamente.

Una vez curado, deberá enjuagarlo y llevarlo a una temperatura interna de 65ºC en el horno o en el ahumador. Evidentemente, lo ideal es un ahumador, ya que el sabor del jamón ahumado es imposible de superar.

El jamón se elabora tradicionalmente a partir de la pata o la paleta de cerdo. A los principiantes les recomendamos que prueben a hacer un jamón «de picnic» con la paleta. El sabor de la carne es bastante similar y el proceso es un poco más rápido y fácil la primera vez. Una vez que haya dominado el proceso básico y comprenda un poco la ciencia de lo que ocurre, dar el siguiente paso de hacer una pata entera de jamón desde cero será menos desalentador y tendrá más posibilidades de éxito.

Cómo conservar el jamón ahumado

Ya sea en Navidad, en Semana Santa o en cualquier otra ocasión especial, el jamón es un maravilloso plato principal para una comida festiva. Pero no todos los jamones son adecuados para usted: aquí tiene más información sobre la selección y conservación de este asado digno de un centro de mesa.

Un jamón es la pata trasera de un cerdo y, en Estados Unidos, eso significa que ha sido salado y cocinado. Estos jamones llevarán la etiqueta «listo para servir» o «listo para comer». Esto es diferente de los llamados jamones «frescos», que no están salados ni curados y son básicamente patas de cerdo sin cocinar. A no ser que esté pensando en curar y cocinar su propia pata de cerdo, los jamones frescos no son para usted.

En todos los casos, sin perjuicio de lo que se comenta a continuación, siga las instrucciones de almacenamiento que figuran en el paquete de jamón que compre y utilice también su sentido común para cocinar. Si un jamón estaba refrigerado cuando lo compró (ya sea en lata o de otro modo), es lógico que también tenga que refrigerarlo cuando lo reciba en casa.

Los jamones con hueso suelen ser mejores, debido a la humedad y el sabor añadidos que aporta el hueso (que resulta ser el hueso del muslo junto con parte del hueso de la pelvis) y al hecho de que se trata de una pata entera de jamón, en lugar de trozos de jamón moldeados, como es el caso de muchos jamones sin hueso.

¿Se puede congelar el jamón con hueso?

Cuando se trabaja con carne de cerdo, es esencial manipularla y almacenarla adecuadamente para garantizar su seguridad. No se pueden ver las bacterias nocivas en la carne, por lo que hay que manipularla como si estuvieran presentes. La Trichinella spiralis (triquina) es un parásito que se encuentra en la carne de cerdo y que puede causar una enfermedad de origen alimentario llamada triquinosis. Los jamones se procesan de acuerdo con las directrices del USDA, que están establecidas para eliminar la presencia de triquina. Siga las siguientes directrices para garantizar la seguridad contra la contaminación al manipular el jamón.

Limpieza: Un entorno de trabajo limpio es esencial para prevenir la contaminación al trabajar con jamón y otras carnes. Asegúrese de lavarse bien las manos antes y después de manipular jamón crudo. La zona de trabajo, las tablas de cortar y los utensilios deben limpiarse a fondo con agua caliente y jabón después de haber estado expuestos a la carne cruda y no deben utilizarse para otros alimentos hasta que se hayan limpiado correctamente. Esto evitará la contaminación cruzada de bacterias entre los alimentos.

Cuando se trabaje con otros alimentos al mismo tiempo que se prepara y cocina el jamón, hay que utilizar utensilios diferentes para cada alimento. No utilice la misma tabla de cortar para la carne cocinada que la utilizada para la carne cruda, a menos que se haya lavado y secado adecuadamente antes de utilizarla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad