¿Cómo comprar un buen jamón serrano?

El mejor jamón serrano

No hay un gran misterio sobre cómo consumir el jamón serrano en las mejores condiciones, pero sí conviene tener en cuenta algunas cosas. Sin duda, uno de los factores más importantes es la temperatura, que debe estar entre 20 y 25ºC, para que el jamón español conserve y transmita todas sus propiedades organolépticas: aspecto, textura, sabor y aroma. A estas temperaturas la grasa está madura para mezclarse con el jamón magro y lo hace mucho más jugoso.

El jamón serrano suele servirse en lonchas, para lo que se requiere cierta habilidad. Lo ideal es que las lonchas sean finas y no demasiado largas. Está claro que si el jamón serrano no es bueno hay poco que hacer, pero también es cierto que el jamón bien cortado gana en el corte y el mal cortado pierde mucho. Así que este último paso es importante. En casi todos los casos el corte a mano será superior al corte a máquina, por lo que merece la pena aprender a cortar el jamón español con seguridad y bien.

La razón principal tiene que ver con la fricción mecánica entre la carne y el instrumento de corte. Cuando se corta el jamón a máquina, un disco a alta temperatura está en contacto con el jamón. El calor que desprende puede llegar a modificar el sabor y provocar la pérdida de nutrientes.

5

Al comprar un buen jamón serrano o ibérico; o el jamón que más nos guste, lo normal es disfrutar al máximo de su exquisito sabor, sin desperdiciar ni una sola parte de la pieza. Pero, ¿qué ocurre cuando no podemos consumir una pata de jamón ibérico entera tan rápidamente?

Ahora que llega la Navidad, uno de los mejores regalos es un jamón de pata negra. Si son varias las personas que te hacen este regalo, puedes juntarte con dos o tres piezas a la vez, y claro, aunque son exquisitas, es difícil comer tanto en poco tiempo.

Es fácil calcular cuánto dura un jamón español sin empezar, ya que sale de nuestras instalaciones en el punto exacto para ser consumido, pero si se va a tardar unas semanas en empezarlo, la mejor forma de conservarlo es la siguiente:

De esta forma, la duración del jamón alcanza un año. En alguna ocasión puedes encontrarte con que crece algo de moho, pero no te preocupes, no pasa nada, incluso es buena señal, ya que es el resultado de la curación de la pieza. Si quieres, puedes lavarle la cara pintándola con aceite de girasol, nunca de oliva. Aunque hay que tener mucha fuerza de voluntad para tener un jamón colgado tanto tiempo sin hincarle el diente. Te recomiendo que no tardes mucho en disfrutar de su sabor, ¡hay que aprovechar las delicias que nos da la vida!

Grados de jamón ibérico

Este post contiene enlaces afiliados o patrocinados. Es posible que nos paguen por publicarlos o si haces clic en ellos o compras a través de ellos.  Si el enlace de afiliación aumentara sus costes, no lo utilizaríamos. Tu confianza es más importante que cualquier comisión. Más información sobre nuestra política de enlaces aquí.

El jamón español es EL manjar que tienes que probar cuando visites España. Olvídese del jamón serrano o de cualquier otro jamón que haya probado antes: aquí puede conseguir el auténtico. Y los lugareños lo tienen a todas horas.  Por desgracia, elegir bien su jamón curado español no es tan fácil: hay tantos tipos y variedades de jamón español que es fácil perderse en la traducción.

Pero no se preocupe, hoy le hemos cubierto: vamos a explicar de forma fácil y comprensible qué significa cada «nombre» de jamón y qué debe esperar o tener en cuenta a la hora de comprarlo o pedirlo. Comencemos.

A pesar de ser probablemente el jamón español más famoso… en realidad no es tan bueno. Es el jamón básico hecho de cerdos blancos que no han comido ninguna bellota. En las tiendas, pedir jamón serrano significa que quieres el normal y barato, no el realmente bueno. Es el que compran los españoles para hacer bocadillos a sus hijos, pero no como capricho de adultos.

El mejor jamón del mundo

La gastronomía española es muy amplia e histórica, pero no hay nada tan emblemático como el famoso jamón español. Un plato con una selección de quesos, aceitunas, tiras de jamón y un vaso de vino tinto suave, siempre será un placer.Asociado al pasado rural de España, más concretamente a la clase trabajadora pobre, la integración uno de los animales más importantes, el cerdo, con las comunidades rurales sería a menudo la principal fuente de alimento para las familias. El cerdo sería engordado, maximizando la posibilidad de alimentar a una familia numerosa durante más tiempo. No se desperdiciaría ninguna parte del animal, pero en aquellos tiempos no había frigoríficos ni siquiera conservantes. Por lo tanto, tenía que haber una forma de conservar una buena parte de la carne de cerdo para su consumo futuro. Por la mera necesidad de conservar la mayor cantidad de carne posible, el curado de los jamones ha resultado ser una de las mejores ideas que se siguen aplicando en la actualidad.

La producción de jamones curados ha alcanzado unos 40 millones cada año. Sin embargo, existen dos tipos de jamones curados: El jamón serrano, que significa «jamón de la sierra» y que procede del cerdo de raza Landrace, y el jamón ibérico, que significa «jamón ibérico» y que procede de los cerdos de la dehesa de Andalucía, Extremadura y Salamanca.JAMÓN IBÉRICOEl cerdo ibérico de pata negra o de pezuña negra, es un cerdo tradicional español cruzado con jabalíes autóctonos y que se cree que fue introducido por los fenicios. Estos cerdos se encuentran pastando en la Dehesa, rebuscando las bellotas caídas de las grandes encinas, quejigos y alcornoques. Esta dieta, junto con la naturaleza libre de los cerdos en los bosques, produce una carne rica en sabor y con vetas de grasa almacenada entre las fibras musculares, lo que crea un sabor icónico que supera al resto. Existen tres tipos de jamón ibérico que dependen de la alimentación de los cerdos. Esto puede determinar la calidad del jamón, la autenticidad y su precio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad